lunes, 27 de enero de 2014

Vampiros psíquicos y juegos de manipulación

Hay personas y/o grupos que nos hacen perder tiempo con sus juegos de manipulación desde: la lástima, el pobreteo, el discurso de víctima o desde la chismografíael miedo y el matoneo habitual, cotidiano y/o cultural.

Hay dos clases de vampirismo: por absorción y por bombardeo.

El "vampirismo por absorción", "parasitismo" y "explotación": son vampiros que toman y toman y no dan nada a cambio, nos quitan y por lo tanto nos roban: energía, tiempo, recursos, trabajo, afecto, ideas, nos manipulan emocionalmente, nos manipulan con el miedo, con la lástima, con el pesar, con el "pobrecito" o "pobrecita", con el que dirán.


Utilizan la "debilidad" a favor de ellos y en contra nuestro, la carencia es utilizada como manipulación, solo quieren que les den y les den sin aportar nada a cambio o en el peor de los casos nos perjudican creándonos problemas sin medir las consecuencias de sus acciones, de sus comentarios, de sus palabras, de sus chismes, de sus mentiras, de sus distorsiones, de sus imprudencias, etc...


Existe la ley universal del dar y recibirLa vida, la respiración misma, es un movimiento armónico de doble vía, se da y se recibe.

La ley universal del dar y el recibir se vulnera cuando se da en positivo y/o se recibe en negativo y/o no se recibe nada a cambio.

En el "vampirismo por bombardeo": el vampiro nos abruma con sus malas vibras, sus frustraciones, invasiones, proyecciones, irrespetos, basura emocional, manipulaciones y chantajes emocionales.

En el vampirismo por bombardeo también se dan actos vengativos, represivos, revanchistas y las puestas en escena con las cuales se maquilla de legítimo, lo ilegítimo o cortinas de humo para distraer la discusión y enfocarla en otros temas que no tienen nada que ver con la discusión del tema que se está analizando.

Hay diferentes clases de vampiros e interacciones en lo personal y/o grupal el depredador, el hijo adoptado y sus variantes el hijo adoptado lastimero disociador y el hijo adoptado que no deja trabajar.


1) El alfa negativo: es un manipulador que combina el "vampirismo por absorción" con el "vampirismo por bombardeo". Este vampiro "quita" (jamás actúa desde el dar y el recibir, drae: significado de quitar: 3.Tomar o coger algo ajeno, hurtar.) y "utiliza" (drae: aprovecharse de algo) a los y las demás para su beneficio e intereses particulares y no le interesa el bienestar, los derechos, la democracia, ni la participación, este alfa negativo es un autoritario, opresivo, arrogante e irracional, este alfa es un DEPREDADOR.


2) Otro manipulador que se presenta y que Walter Riso gráficamente resume en una frase: "Salir de un marido es fácil, más salir de un "hijo adoptado" es prácticamente imposible". 

Hay personas adultas y/o grupos que saben aprovechar a favor suyo la flojera y lo que quieren y desean con toda el alma y el corazón es que alguien les adopte, asuma sus cargas y responsabilidades.



¿Cuáles responsabilidades pretende el hijo adoptado que los y las demás asuman? Todas las responsabilidades.

El hijo adoptado básicamente es una persona que no trabaja y/o trabaja lo mínimo y/o siempre le pone peros al trabajo. 


El hijo adoptado es un desocupado/a con mucho tiempo libre y su tiempo lo ocupa en chismes, problemas y manipulaciones, el hijo adoptado jamás ocupará su tiempo en cosas constructivas para cumplir con sus obligaciones.



Hay algunos hijos adoptados con buena suerte y el Estado los subsidia y financia y en lugar de valorar ese apoyo que sale del bolsillo de todos los colombianos y colombianas que si trabajamos, nada les gusta, son exigentes, egoístas, envidiosos y depredan interna y externamente.

Hay algunos hijos adoptados que también quieren que los y las demás asuman las consecuencias de sus decisiones acertadas o no, es decir tiran la piedra y esconden la mano  y pretenden que otras personas asuman la responsabilidad de las consecuencias de sus decisiones y acciones.


Hay algunos hijos adoptados (individual y/o grupal) que siempre transmiten miedo por lo cual siempre son irrespetados y atropellados por los DEPREDADORES.


También hay algunos hijos adoptados (individual y/o grupal) que transmiten debilidad desde la manipulación: para que les tengan lástima, siempre son las víctimas y sus tácticas son la quejadera, las lamentaciones y las mentiras se acude a lo que sea para que la gente diga "pobrecitos/as, los vamos a ayudar".

Hay algunos hijos adoptados que quieren avanzar sin ningún esfuerzo y si hacen un esfuerzo por mínimo que sea, les parece un agobio, un trauma, quieren que otros u otras hagan todo el esfuerzo por ellos y además si encuentran una ayuda consideran que esta ayuda debe ser vitalicia.


El hijo adoptado es un adulto y/o grupo que no quiere crecer, ni madurar, no quiere afrontar sus retos, ni luchar.

Caer en el juego del "hijo adoptado" es hacer un mal porque se acostumbra a la gente a ser irresponsable y además la persona que ayuda en lugar de andar ligera de equipaje como sugiere sabiamente Anthony de Mello se echa encima responsabilidades y cargas que no le corresponden.

3) Una variante del hijo adoptado es el "hijo adoptado lastimero disociador": siempre pone cara y actitud de pobrecito/a  mientras va llevando, trayendo y armando chisme y al lado del chisme va siempre el problema en todos sus encuentros e interacciones. 

A este vampiro le gusta que le lleven sus cargas y responsabilidades, hay vampiros de esta clase que son unos desocupados con mucho tiempo libre: el chisme y el problema son su forma de llamar la atención.


Incluso hay depredadores que también aplican el esquema "lastimero disociador" manipulando con el enfoque de víctima, del pobrecito/a para generar lástima desde el chisme y el problema. 


4) Existe una curiosa y simpática variante del hijo adoptado: el "hijo adoptado que no deja trabajar" alguien que quiere que le lleven sus cargas y responsabilidades y que además obstaculiza en la medida de lo posible el trabajo.


El "hijo adoptado que no deja trabajar" sabotea: el horario, la agenda: hay que organizar todo en torno a él y sus caprichos y sabotea la tranquilidad y el ambiente laboral.

El "hijo adoptado que no deja trabajar" nunca entiende o se hace el que no entiende: las relaciones, los roles, el trabajo, las responsabilidades, los compromisos, las consecuencias, hay que explicarle y explicarle porque le encanta llamar la atención, es un disociador con múltiples personalidades y máscaras: una aquí, otra allí, otra más allá.

El "hijo adoptado que no deja trabajar" es la más contradictoria de las interacciones, este vampiro quiere estar super bien, porque cualquier cosa no le gusta, es super caprichoso, nada lo satisface plenamente, nada lo llena, quiere ser siempre el centro de atención, también le encanta hacerse la víctima y autopobretearse y absorber, que le den y le ayuden, él quiere progresar, más que los y las demás progresen: IMPOSIBLE. 


El "hijo adoptado que no deja trabajar" sufre con el bienestar ajeno, es un envidioso y resentido que no prospera e impide y hará lo que sea para no dejar prosperar a los y las demás. 

Como todo en la Viña del Señor: hay vampiros inteligentes y lo más inaudito que es una falta de respeto con el gremio de los vampiros también existen vampiros estúpidos.


* Existen además los espacios indispensables para preparar, adobar y condimentar el chismorreo y los juegos de manipulación: 
LAS COCINAS DE CHISMES... 


LAS COCINAS DE CHISMES son espacios formales, no formales e incluso institucionales (increíble!!!) compuestos por gente que no se quiere, que no se respeta, que no se valora, que no se da su sitio, que pierde tiempo, que deja de lado sus responsabilidades, obligaciones y compromisos para caer en el chismorreo y en los juegos de manipulación (gente que deja de lado lo que tiene que hacer para alimentar el parásito propio y ajeno).


LAS COCINAS DE CHISMES son espacios y gente que no me interesan para nada y por lo tanto no vale la pena profundizar.

Los espacios e interrelaciones cuya lógica es "quitar, quitar y quitar..." son espacios de energía baja, desgastante y debilitante y lo mejor para la paz interior: mental, emocional, espiritual y corporal es tomar distancia.


Nadie nos obliga a estar donde no debemos estar, hay que estar en el lugar y con la gente que nos corresponde, no en el lugar y con la gente que no nos corresponde. 

Las personas con auto estima alta, con auto respeto y amor propio no estarán de ninguna manera en espacios de quitar y quitar.


Cuando se recupera el auto estima, el auto respeto y el amor propio un efecto de la recuperación es tomar distancia absoluta de los espacios, personas y relaciones de quitar y quitar.

Mi amado padre en su sabiduría tenía una MÁXIMA: los y las demás deben estar bien para que yo esté bien, el progreso de los  y las demás me afecta positivamente, si los demás están bien, yo estaré bien y si los demás están mal, yo estaré mal. 

Estas dinámicas del parásito, del vampirismo por absorción, del vampirismo por bombardeo, del irrespeto a la ley del dar y recibir, del depredador, del hijo adoptado y sus variantes el hijo adoptado lastimero disociador, el hijo adoptado que no deja trabajar se presentan y abundan en las relaciones tóxicas entre los seres humanos.